NOMBRES ICÓNICOS

imagen-default-zona.jpg

BOTELLAS DE CULTO

Burdeos ve nacer a tantos Grandes Vinos que es difícil elegir. Por eso, hemos seleccionado aquellos que han alcanzado el nivel de joyas y que evolucionarán a obras maestras en los próximos años. Grandes Vinos bordeleses que magnificarán su bodega y deleitarán su paladar cuando, pasado el tiempo de guarda, disfrute de lo que esconden dentro de su botella. 

leer más
Selección
Filtrar
Filtrar
Filtrar

ALMA EMBOTELLADA

Todos los vinos de esta selección son piezas prácticamente de orfebrería; con alma, con pasión. Vinos que destacan por su terroir, su historia y, por supuesto, su inolvidable sabor. Entre ellos, además, encontramos Château Pavie o Château Figeac: dos vinos recientemente clasificados en Saint-Émilion como Grand Cru Classé A y que, por lo tanto, han aumentado su reputación y deseabilidad en los próximos años. Esta es una buena oportunidad para invertir en recuerdos y guardar un pedazo de historia en su bodega personal. O, mejor: adquirir más de una botella para poder catar el mismo vino en diferentes momentos, guardar alguna como legado o incluso usarla para recuperar la inversión en un futuro.

*La entrega de los vinos en primeurs se hará en 18 meses aproximadamente. La entrega de los vinos en preventa entre 2 y 6 meses aproximadamente. Algunas referencias están reservadas solo para miembros Collectors y Ambassadors. La compra de Le Pin 2022 y Petrus 2022 está sujeta a la adquisición de botellas adicionales y se hará bajo gestión directa con nuestro consultor-sommelier. Si desea adquirir cajas de 6 botellas o formatos especiales (magnum u otros), contacte con nuestro consultor-sommelier.

Más Detalles

BURDEOS 2022: UNA AÑADA SOBRESALIENTE

Los vinos de la añada 2022 parecen, ya al comienzo de su crianza, excepcionales y notables. Críticos como James Sucking o Robert Parker ya la han alabado y establecido un nivel muy alto, acompañado también de altísimas puntuaciones. La 2022 se comparaba ya a inicio de la campaña en Burdeos con la mítica 1982 o la perfecta 2003 y es que ha sentado un precedente que muchos reconocen, humildemente, que ha sido una sorpresa. Tras un año de clima extremo y duro trabajo, los resultados están muy por encima de lo esperado: equilibrados, armoniosos, frescos… lo mejor de cada casa, y solo puede mejorar.


El envejecimiento revelará su verdadero potencial, está claro, pero en este punto son muy prometedores y literalmente excepcionales. Lo nunca visto en mucho tiempo. Es, sin duda, un año perfecto para construir o aumentar una bodega personal con Grandes Vinos que, además, estarán más buscados debido al bajo rendimiento del millésime. Una oportunidad para invertir en lo excepcional, en el mejor momento posible, y enriquecer su patrimonio.

UN REPASO CLIMATOLÓGICO DE LA AÑADA

Por supuesto, el factor humano, la experiencia de cada Château y las inversiones en recursos para mejorar cada año han ayudado a mitigar los efectos de una añada especialmente cálida. Si bien el clima ha sido extremo, también ha resultado óptimo en cada etapa del ciclo, favoreciendo el correcto desarrollo de la vid: invierno seco con heladas en abril; mayo seco y cálido que propició una mayor salud de la planta, tormentas de verano que aliviaron el suelo y crearon reservas, noches frescas y un final de verano cálido y seco que permitió cosechar sin preocuparse de la salud del cultivo. Puede leer más sobre la añada en este artículo del Magazine.


Todavía hay prudencia en las palabras de los críticos, que recomiendan esperar unos años para ver cómo evoluciona realmente la añada. Sin embargo, es especialmente prometedora. Los Grandes Vinos tintos de Burdeos 2022 parecen ser, en conjunto, excepcionales.